Páginas vistas en total

jueves, 8 de mayo de 2014

PONGAMOS QUE HABLO DE MADRID #2 Los mejores lugares para comer por Madrid


Hola!
Bueno, aunque más tarde de lo que me hubiese gustado, lo prometido es deuda, así que aquí están los mejores lugares que visitamos en Madrid.
Como dije en la entrada anterior, estas entradas siempre se basan en mi humilde opinión y alguna información que recapitulé de varios lugares, así que espero que os guste :)

Bueno, qué mejor que un buen desayuno, contundente y sabroso para empezar el día con fuerza. 
Así que me puse a investigar sobre el desayuno más típico de Madrid y cómo no, las porras fueron el producto más señalado, lo que me hizo buscar entonces la mejor churrería de Madrid y así llegamos hasta la "Chocolatería San Ginés". Como podéis ver, la ésta está situada en un lugar muy acogedor, o al menos a mi me lo resulta, en un pasaje adornado con un mural en el que aparecen tanto Benito Pérez Galdós como Valle-Inclán. 
Digamos que me enamoró por la vista en un primer momento, pero puedo decir que el desayuno fue perfecto. Tanto el chocolate, que me recordaba bastante al de la chocolatería Valor de Murcia (para mi el mejor del mundo) como los churros y las porras estaban deliciosos...solo tenéis que ver el aspecto en las fotos. 

 




La chocolatería tiene ese aspecto antiguo que le hace aún si cabe más apetecible para sentarse a tomar un chocolate caliente y relajarte mirando a las fotos de todas las celebridades que les han visitado a lo largo del tiempo. Aquí os dejo algunas de las que más me gustaron...





Y por fin os dejo unas fotitos del desayuno, juzgad vosotros mismos¡¡¡mmm!!!
Dirección: Pasadizo de San Ginés, 5.



Al salir de la churrería y dar la esquina me fijé en un lugar que me llamó la atención. Como no, era un italiano que tenía unos carteles en la puerta que rezaban "pasta fresca elaborada en casa" y ante eso señores ya sabéis que ¡NUNCA podré resistirme!, así que automáticamente creé una nota mental en la que me decía a mi misma que no podía irme de allí sin visitar ese lugar y efectivamente, no me equivoqué; como podréis comprobar a continuación...
Aquí tenéis en primer lugar la carta de papel reciclado que me encantó al verla y más al leerla. Como veréis en los entrantes, todo se veía exquisito, pero yo caí rendida al ver el "vitello tonnato". En realidad, tengo un gran curiosidad por este plato desde que vi la versión de Begoña de Top Chef "pichoneto meronato". 
Ese día viendo el programa me quedó la receta grabada a fuego, pero la verdad es que nunca me había atrevido a hacerla porque no estaba segura del sabor, de la textura de la carne,etc. así que cuando vi el plato en "Malatesta" no puede resistirme y lo pedí.

El aspecto era bueno y el sabor sinceramente indescriptible, ¡simplemente exquisito! me enamoró el plato, así que no tardaré en hacerlo en casa y además me parece un plato muy ligero para el verano, ya que se sirve frío y la ternera loncheada tan finita hace que no resulte nada pesado.


Lo siguiente que pedimos(y eso que me sentía bastante tentada por las pizzas,especialmente por las calzone) fue como no la pasta fresca. En este caso pedimos unos spaghetti carbonara que como podéis ver eran totalmente auténticos, ya que la verdadera carbonara no se elabora con nata, sino con yema de huevo para ligar la salsa.
Simplemente deliciosos, la pasta en su punto de coccíón, mucho más ligeros que aquéllos con nata a los que estamos acostumbrados, en fin, un acierto 100%.



Para terminar, pero como veréis no menos importante, pedimos una deliciosa milhoja de hojaldre casero caramelizado, crema pastelera también casera y fresas naturales. Debo decir que hasta ahora es la milhoja de crema y frutas más deliciosa que he probado en mi vida. El hojaldre estaba super crujiente y tenía un toque de caramelo muy muy especial, de la crema pastelera no puedo deciros nada, ya que simplemente me dejó sin palabras. Podéís ver lo blanquita que está, señal de que es casera, además la consistencia de ésta en boca (no era para nada la típica textura de flan) era increíble. aquí os dejo una imagen, que siempre vale más que mil palabras y por supuesto, como buen italiano, un buen café para terminar la cena.




Aquí tenéis una foto del exterior del restaurante, no pude hacer fotos dentro porque cenamos en la terraza y dentro estaba realmente lleno, pero debo decir que por dentro me impresionó gratamente, ya que a primera vista parece un lugar pequeño aunque bien decorado y agradable, pero al bajar las escaleras encontraréis una intimísima bodeguilla, con un toque relajado y romántico preciosa y muy agradable para comer o cenar.
La dirección: c/ Coloreros 5 (junto a Calle Mayor)  (tlf. 91 365 90 97)


Bueno, y como os anticipé en la entrada anterior, hay un lugar que me enamoró nada más poner un pie en él, que fue el Mercado de San Miguel. Además, dentro de éste disfrutamos de una comida muy especial, con otro de los alimentos que me parece que hoy en día llegan a estar infravalorados en dos sentidos: en primer lugar por la mala fama que tienen gracias a las grandes cadenas y a la fabricación en serie, y en segundo lugar por todas aquellas personas que se niegan a consumirlas de ninguna de las maneras pensando que todas son iguales, aunque como podréis comprobar, no todas lo son.
Señores, les hablo de las hamburguesas, y las que os traigo son las HAMBURGUESAS, con mayúsculas porque se lo merecen. La calidad de la carne, la variedad que se ofrece, la elaboración de la hamburguesa, en incluso el nombre que avala a estas mismas, el de Juan Pozuelo. 
Por supuesto, ¡no pensaréis que nos fuimos de San Miguel sin probar una de éstas!
Id abriendo boca con algunas de las hamburguesas que podréis disfrutar en el stand de "Hamburguesa Nostra", para todos los gustos... 






A parte de toda esta variedad de hamburguesas también podéis encontrar butiperritos, entrecot y solomillos de diferentes tipos de vaca servidos en minichapatas y por  supuesto, un ingrediente esencial en la hamburguesas, como son los diferentes tipos de salsas.
Vais a encontrar una grndísima variedad y yo probé tres de ellas que me encantaron; la de miel y mostaza estaba riquísima, para nada la típica mayonesa con sabor a miel y mostaza que suele servirse. 
Ésta era realmente miel y mostaza y la mayonesa de aguacate y lima en contraste con la trufa estaba espectacular.


Bueno,y como me estoy alargando demasiado, y lo que importa son las imágenes aquí os dejo la hamburguesa con salsa miel y mostaza, el butiperrito con trufa (perrito caliente también casero) y mayonesa de aguacate y lima y las minichapatas con los diferentes solomillos. Sólo puedo decir una cosa ¡gracias a la gente de Hamburguesa Nostra, porque trabajan super bien y los productos son increíbles tanto en variedad como en calidad y gracias a Juan Pozuelo por impulsar un proyecto como este, que sigo pensando que está infravalorado porque la mayoría de veces no se le sabe sacar provecho!
Dirección : podéis encontrar Hamburguesa Nostra en varios lugares, pero en este caso yo les visité en        El Mercado de San Miguel.



Bueno y en último lugar, como queríamos probar la comida realmente castiza, como os dije en la entrada anterior no hay mal que por bien no venga, así que tras la mala experiencia en el restaurante de Plaza Mayor del que tuvimos que irnos descubrimos "El Madroño" a solo un par de calles de la misma plaza y fue una sorpresa bastante agradable.

En primer lugar, debo decir que el servicio se merece más de un diez por la atención. la cercanía y la amabilidad y en segundo lugar como podréis ver está la comida, ¡que no podía estar más buena!

Para ir abriendo boca, mientras leíamos la carta nos sirvieron una tapa junto a la caña que estaba bastante rica, y luego decidimos lo que queríamos. Mi idea era comer en plan tapeo, para probar varios platos típicos, así que pedimos unas croquetas, unas patatas con jamón y huevos rotos y un rabo de toro pensando que serían pequeñas cazuelitas, pero en ese momento el camarero nos dijo que teníamos más que de sobra con lo que habíamos pedido, así que ansiosos esperamos ver aparecer los platos...


Las croquetas tenían un tamaño bastante considerable y estaban exquisitas, con una bechamel super cremosa.


Las patatas con huevos rotos y jamón hablan por sí solas...¿no? mmmmm...


El rabo de toro (para los amantes de esta carne) se deshacía en la boca y la salsa era expectacular. Las raciones eran grandísimas y nos costó terminarlas, pero todo estaba muy muy muy bueno.


Para terminar, un cafelito y un licor de madroño, del que yo nunca había oído hablar y que servían en chupitos comestibles hechos de galleta y chocolate. Muy buen detalle y además nos dijeron que el licor de madroño era hecho en casa y aunque yo no soy muy de licores no me resultó muy fuerte, tiene un sabor bastante agradable.


Aquí os dejo un par de fotos del interior del local, que tenía el aspecto de taberna castiza y era bastante bonito y la dirección: El Madroño, Plaza Puerta Cerrada, 7 (muy cerca de Plaza Mayor).


Bueno y aquí termina esta extensísima entrada, si habéis llegado hasta aquí os doy mil gracias y espero que si vais hasta Madrid disfrutéis de esos lugares tan especiales porque desde luego ¡merecen la pena!

ENJOY YOUR MEAL!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios y criticas constructivas serán bien recibidas!
Gracias por dedicar un ratito y dejar vuestra opinión, es lo que da sentido al blog!