Páginas vistas en total

martes, 4 de marzo de 2014

ALBÓNDIGAS DE POLLO LIGERAS EN SALSA DE PEDRO XIMÉNEZ

Hola! 
Bueno, aquí tenemos una receta para calentar el estómago, que ya tocaba. 
En esta ocasión os presento unas albóndigas en salsa de la manera más tradicional, pero como siempre intentando hacerlas más ligeras usando en este caso carne de pollo y una salsita muy ligera pero sabrosa.
Estas albóndigas son una versión de las que mi madre ha hecho toda la vida, solo que ahora tienen un toque diferente con esta salsa tan ligera, aunque como podréis comprobar son super jugosas en boca y la salsa os sorprenderá por lo deliciosa que resulta.


Aquí os dejo los ingredientes que son muy sencillos y fáciles de encontrar:

-Unos 400 gr de carne de pollo picada (puede ser pechuga o muslo).
-Unas tres o cuatro rebanadas de pan de molde o el equivalente en miga de pan remojada en leche.
-2 huevos
-Sal.
-Pimienta negra.
-Nuez moscada.
-Un poco de harina para rebozar.

La cantidad de pan a añadir variará dependiendo del tamaño de los huevos, ya que la masa puede quedarnos más o menos líquida y debemos procurar que no nos quede dura pero tampoco líquida, ya que en este caso no podríamos formar las albóndigas.

Lo primero que haremos será preparar nuestra carne para formar las albóndigas donde mezclaremos la carne picada, pimienta negra, sal, el pan y los huevos. Lo ideal será preparar esta mezcla el día antes y dejarla reposar en la nevera durante unas 12- 24 horas para que se compacte. 

  • Para la salsa:
-1 puerro o un par de cebolletas medianas.
-1 tomate grande o 2 medianos rallados.
-Romero.
-Azafrán de pelo.
-Unos 250 ml de agua.
-Un chorrito de vino blanco.
-Un chorrito de Pedro Ximénez.
-Unos guisantes.
-Unos 200 gr de champiñones.
-Una cucharadas de postre de chimichurri en polvo.
-Pimienta negra.
-Sal.
-Una cucharadita de azúcar.

Comenzamos sofriendo el puerro y que vaya pochándose y añadimos los tomates rallados. Rectificamos de sal y ponemos el azúcar para evitar la acidez del tomate.



Mientras se nos sofríe el tomate con los puerros iremos sofriendo en una sartén las albóndigas enharinadas que una vez marcadas las pondremos sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite. No hagáis las albóndigas excesivamente grandes, pues suelen aumentar de tamaño al cocerse en la salsa más tarde y entonces resultarán demasiado grandes. (A mi me gusta que sean poco más grandes que una nuez, pues luego, como os digo, crecen).



Una vez hayamos marcado las albóndigas y preparado nuestro sofrito simplemente iremos pasando todo a una olla. En primer lugar pondremos  Nuestro sofrito, al cual añadiremos el romero y el azafrán.


Luego pondremos el agua y el vino blanco. Cuando rompa a hervir le pondremos las albóndigas que nos espesarán la salsa por la harina que hemos usado para rebozarlas. Tras añadir las albóndigas, si es necesario añadiremos un poco más de agua hasta que queden cubiertas y si lo veis necesario un poco de vino blanco. Rectificamos de sal.




Seguidamente añadiremos el champiñón laminado, un chorro de Pedro Ximénez y el chimichurri.
A continuación dejaremos hervir a fuego medio bajo  para que espese nuestra salsa y se mezclen los sabores y será en el último momento cuando les pongamos los guisantes.




¡Y aquí tenéis el resultado final! Serviremos nuestras albóndigas debidamente salseadas  y a disfrutar! Este guiso es perfecto para preparar el día antes, ya que como todos los guisos reposado siempre sabe mejor.

PD. Un buen acompañamiento para estas albóndigas y su deliciosa salsa serían unas patatas fritas bien tostaditas o si os apetece algo más ligero un poco de arroz basmati blanco, que también le va genial. Aunque un trocito de pan para mojar en la salsa también nos vendrá bien ;)




ENJOY YOUR MEAL!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios y criticas constructivas serán bien recibidas!
Gracias por dedicar un ratito y dejar vuestra opinión, es lo que da sentido al blog!