Páginas vistas en total

martes, 12 de agosto de 2014

TRENZAS, CARACOLES Y CONEJITOS DE BRIOCHE DEL LIBRO DE XAVIER BARRIGA




Hola!

Hoy vengo con una receta buenísima que bien os puede servir para dulce o para salado, ya que hablamos de unas trenzas de brioche que en este caso hemos rellenado con algo salado y que conformarán el plato perfecto para una deliciosa y ligera cena este verano.
Aprovechando la masa y que mi peque ayudante de cocina estaba en casa también hicimos unos caracoles y unos conejitos con la misma.

En este caso, la receta está sacada del libro de Xavier Barriga "Bollería" que me regalaron hace tiempo y que repasaba y repasaba pero que aún no había "estrenado" ya que resulta bastante difícil elegir por cual de sus recetas comenzar, todas son increíbles. Este libro me ha gustado bastante no sólo por las deliciosas recetas sino por las detalladas explicaciones del autor, que pueden hacer que incluso el más torpe repostero se lance a elaborar recetas dejando a sus comensales con la boca abierta.



En este caso, debo decir que como torpe repostera que soy :) cometí un error con la medida del agua y la masa me quedó un poco más blanda y no obtuve la forma deseada, pero el sabor dulzón y la textura blanda de brioche si se mantuvieron, así que aunque la repetiré me gustó para mostraros cómo me quedaron y si seguís los ingredientes y pasos siguientes al pie de la letra...¡seguro que os salen unas trenzas preciosas!

Sin alargarme más os dejo con los ingredientes y la elaboración de estas trenzas, o intento de trenzas ;) de brioche: Para 4 trenzas. 

-250 gramos de harina de gran fuerza o también conocida como harina candeal.
-65-65 ml de agua.
-75 gramos de huevo, o 2 huevos (usaremos un huevo y medio para la masa y el medio restante para pintar las trenzas).
-35 gramos de azúcar.
-6 gramos de sal.
-20 gramos de levadura prensada o fresca.
-50 gramos de mantequilla.
-Pimienta negra molida.
-Nuez moscada molida.
(la pimienta y la nuez moscada podemos sustituirlas por ralladura de limón y naranja en el caso de querer hacer nuestros brioches dulces en lugar de salados).














Esta receta es muy fácil aunque bastante extensa en cuanto al tiempo de espera en el reposo de la masa, aunque os aseguro que merece la pena, especialmente si tenéis una de esas tardes tontas en las que vuestra mayor ocupación es estar pendientes de los tiempos de vuestra masa mientras tomáis algo fresquito en la orilla de la piscina... :)

Comenzaremos mezclando todos los ingredientes menos la mantequilla, la levadura y una o dos cucharadas del agua que hemos indicado al principio. Cuando la masa esté homogénea comenzaremos a añadir la mantequilla que habremos cortado en daditos y reservado en la nevera, ya que no queremos que esté blanda ni derretida.



Los dados de mantequilla se irán incorporando poco a poco dejando que vayan integrándose en la masa y una vez consigamos que la masa esté homogénea de nuevo incorporaremos finalmente la levadura y las dos cucharadas de agua que hemos reservado al principio, para ayudar a que la levadura se disuelva mejor en la masa.

Continuaremos amasando hasta que la masa se despegue de las paredes del bol de la amasadora o de la mesa en el caso de que estemos haciendo la masa manualmente.

El primer paso cuando hayamos terminado nuestra masa es dejarla reposar en un bol aceitado en la nevera durante una hora.



Una vez haya pasado este tiempo sacaremos la masa y haremos bolitas de unos 40 gramos que meteremos de nuevo a la nevera cubiertas con papel film durante media hora.



Pasado este tiempo sacaremos las bolitas y haremos una especie de churros o tiras que más tarde uniremos de tres en tres para realizar las trenzas.



Cuando tengamos las trenzas hechas las pintamos con el huevo batido que nos quedaba y colocamos en un lugar cálido y sin corrientes de aire durante 2 horas aproximadamente, hasta que casi doblen su volumen.

Finalmente, volvemos a pintar las trenzas con huevo batido muy suavemente para que no bajen y las horneamos en horno precalentado a 180ºC durante unos 15 minutos aproximadamente.

Algo muy curioso que nos indica Xavier en casi todas las recetas del libro es que al sacar en este caso las trenzas del horno demos un golpe por la parte de abajo con el mango de un cuchillo por ejemplo a la bandeja del horno para evitar que se bajen al enfriarse.

Para concluir, cuando nuestros brioches estén completamente fríos lo que haremos será abrirlos por la mitad y rellenarlos con lo que más nos guste.
En este caso, nosotros los rellenamos de varias formas:

*Uno de ellos lo rellenamos con algo sencillo como son tomates en rodajas, lechuga, atún, huevo cocido, mayonesa y sucedáneo de caviar.

*Otro con queso finas hierbas, aguacate y trocitos de queso azul, salmón ahumado y sucedáneo de caviar. Podéis usar este salmón.

*También podéis hacerlos con queso fresco, tomate, salmón ahumado y aguacate... 

En fin, imaginación al poder y a realizar infinidad de rellenos con ingredientes dulces y salados.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios y criticas constructivas serán bien recibidas!
Gracias por dedicar un ratito y dejar vuestra opinión, es lo que da sentido al blog!